Carrito de compras

Guillaume Nery

publicado por Cressi diseno el
Guillaume Nery

Guillaume Néry creció en Niza, Francia, junto al mar Mediterráneo, y descubrió el buceo en apnea cuando tenía 14 años. A los 15 años se incorporó a un club de apnea, donde comenzó a especializarse en la disciplina del peso constante (con aletas y sin trineo). A los 19 años, se unió a la selección francesa y estableció un récord nacional francés de peso constante de 82 metros (que también igualó el récord mundial en ese momento). Al año siguiente, alcanzó los 87 metros en peso constante, convirtiéndose en el poseedor del récord mundial más joven en la historia de la apnea. En 2004, Guillaume viajó a la Isla Reunión, donde estableció otro récord mundial de 96 metros. En 2005, mientras se entrenaba para el primer campeonato mundial de apnea organizado en Niza, Guillaume alcanzó los 100 metros durante una sesión de entrenamiento. Ese mismo año alcanzó los 105 metros, que fue el último récord mundial de Jacques Mayol, establecido en 1983 en la disciplina No Limits (bajar con un trineo y subir con un globo lleno de aire). En 2006 alcanzó los 109 metros. En julio de 2008, rompió el récord mundial de peso constante por cuarta vez (113 metros). Dos meses después, con el equipo francés de apnea (con Morgan Bourc'his y Christian Maldamé) se convirtió en Campeón del Mundo por Equipos en Egipto. Fue la primera medalla de oro para el equipo francés en un campeonato mundial de apnea. En 2011, Guillaume ganó el título de Campeón del Mundo de Apnea AIDA de peso constante, en Kalamata, Grecia, con un salto de 117 metros.    

 El mar siempre ha sido mi horizonte incluso cuando pasaba más tiempo subiendo a la montaña con mis padres que estando en el mar. Como muchos otros niños, disfruté del Mediterráneo en verano. Me encantaba sumergirme unos metros con mi máscara y mi par de aletas, y agarrar un poco de arena del fondo. Me hizo sentir como un aventurero. Amo todo lo relacionado con estar bajo el agua. Me gusta explorar el mundo submarino sin respirar, porque soy silencioso y libre. A veces, incluso en invierno, aunque tenga prisa, aunque sea un día frío y nublado, siento la necesidad de ir a pasar unos minutos bajo el agua, no muy profundo. Siento que es un momento puro de conexión real con el elemento, conmigo mismo. Desconecto mis pensamientos, me desconecto del estrés de la vida loca en la tierra y simplemente vivo el momento, aquí y ahora. Después de eso, el día siempre es un buen día. Pero disfruto de tantas formas diferentes de estar bajo el agua. Cuando voy muy profundo, a 120 metros o más, siento que mi cuerpo y mi mente están completamente adaptados a las condiciones extremas de las profundidades, como resultado de años de entrenamiento. Esta sensación de armonía con el agua y contigo mismo en la oscuridad del mar es siempre una gran recompensa. El momento que más me gusta de una inmersión profunda es la parte de caída libre, desde los 40 metros hasta el fondo. No necesito nadar; Siento la atracción de lo profundo, me relajo, me dejo ir. Siento que la temperatura cambia, la luz desaparece y la enorme presión aprieta mi cuerpo. Se siente como viajar a otro planeta. También me encanta la apnea para acercarme a mamíferos marinos como ballenas, cachalotes y focas leopardo. Siento que la interacción es más fuerte porque pertenecemos a la misma familia. Hoy, después de más de 23 años de apnea, con mis discos, mis películas, mis libros, mis charlas, mis cursos, tengo la suerte de ganarme la vida con mi pasión. A medida que envejezco, siento que tengo la misión de compartir con el mundo todo lo que el océano me ha enseñado. Me convertí en lo que soy hoy gracias a la magia de la apnea, que me enseñó tantas lecciones maravillosas. Me siento agradecido por eso y voy a ver a más y más personas fascinadas por el buceo libre. Tuve la oportunidad de bucear en todos los océanos y mares del mundo, desde las islas tropicales del Pacífico hasta los mares helados de la Antártida, todos amenazados hoy. Siento la responsabilidad de hablar en voz alta por los que no tienen voz. El océano está muriendo por nosotros. Tenemos que actuar hoy.

Publicación anterior Publicación nueva